Festival de Cine de Gotemburgo: Lisa Enroth, la mujer que pasó 7 días en una isla desierta viendo películas

«El Festival de Cine de Gotemburgo llevó a Lisa Enroth a la isla de Pater Noster donde vio 70 películas, y registró todo en un videovlog»

Lisa Enroth | Fotografía: Erik Nissen Johanssen & Gothenburg Film Festival 

A inicios de año comentamos en este medio sobre la convocatoria de Cine Aislado del Festival de Cine de Gotemburgo, en donde invitaba a una sola persona a pasar siete días enteros en una isla desierta con el único propósito de ver setenta películas.

El festival recibió cerca de doce mil solicitudes de personas de cuarenta y cinco países diferentes. Algo que sorprendió en gran medida a los organizadores del festival. Sin embargo, después de una serie de entrevistas y pruebas, la seleccionada final resultó ser una enfermera sueca llamada Lisa Enroth de 41 años, que durante el año pasado trabajó en la primera línea de combate al covid-19.

Lisa además de ser una heroína, como menciona el propio festival, es amante del cine sueco. Factor adicional que la benefició para ser la “elegida”, de entre más de doce mil participantes de tantos países.

“Tengo muchas ganas de relajarme un poco y no tener miedo de infectar a la gente. Hemos tenido muchos casos de covid este año, todos los pacientes ingresados en el hospital por urgencias, los hemos visto a todos”, comentó Lisa para la agencia AFP.

Pasó desde el 30 de enero al 7 de febrero en la rocosa isla de Hamneskär, también conocida como isla de Pater Noster, por el enorme faro rojo que está ahí. Lisa no tuvo acceso a internet, teléfono, o contacto con amigos o familia. Sólo contaba con una persona más en la isla por razones de seguridad.

Además del faro, las rocas y el bravo oleaje, hay un pequeño hotel que recibe a algunos turistas a lo largo del año. Lugar donde Lisa se protegió del intenso frío, que en uno de los días le llevó una nevada.

Sobre la proyección de largometrajes que estaban en competición del Festival de Cine de Gotemburgo, Lisa Enroth tuvo tres opciones para apreciarlas. La primera en una sala dentro del mismo faro rojo; otra en una de las habitaciones del pequeño hotel; y en una tableta por si prefería mirarlas afuera.

Los siete inhóspitos días fueron registrados en ocho videovlogs diarios que el propio Festival de Cine de Gotemburgo pedía de requisito a la persona seleccionada.

En los mismos, Lisa comparte desde su sentir al ser la elegida, a su experiencia estando completamente sola, y hasta reseñas de las películas que ve a lo largo del día.


Otras experiencias de cine solitario en el Festival de Cine de Gotemburgo

Además de la convocatoria donde la enfermera sueca resultó ganadora, el Festival tuvo otras dos dinámicas. La primera en una sala de cine, y la segunda en un estadio. Ambas sólo tenían una admisión por función en enormes espacios.

Dichos experimentos tuvieron lugar en el Cine Darken, donde normalmente se celebra el Festival, y en el estadio Scandinavium; un espacio con capacidad para doce mil personas, que antes disfrutaban de partidos de hockey.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *