Sweat: Los nuevos dioses de las redes sociales

Sweat es una película centrada en la falsedad de las redes sociales; y los seres divinos que las personas encuentran ahí

Sweat_nuevosdiosesredesociales_02
The Film Agency

En un momento de la historia donde nuestras relaciones interpersonales de variedad de índole se experimentan a través de las redes sociales, se recomienda la película Sweat (2020), del director sueco Magnus von Horn. Una historia que sigue a Sylvia Zajac, una fitness coach con gran popularidad en internet.

Sweat no sólo retrata la vida que los llamados influencers comparten en el rectángulo digital mediante transmisiones en vivo; historias de quince segundos o imágenes gif. Si no que vemos más allá del cuadro. Lo que sucede después de compartir su contenido. Dándonos cuenta que no son dioses, como sus seguidores los han auto elevado. Son personas con problemas amorosos, familiares, laborales; y por ser figuras públicas, sufren del acoso de seguidores.

Los acercamientos que tienen extraños con la protagonista Sylvia Zajac, que representa en general a los influencers, es uno de los detalles que más me llamó la atención. Me atrevo a decir que todos somos fanáticos de alguna persona. Admiramos su música, escritura, películas o estilo de vida. Con frecuencia consumimos su contenido, al punto que sentimos a esa persona cerca. Se adentra a nuestro cuarto, cama, baño, sala. Lo vemos en familia, con amigos, la pareja, o hasta en clase.

No obstante, esa persona jamás en la vida ha oído hablar de nosotros. Aun así, cuando tenemos oportunidad de hacerle llegar un mensaje directamente o hasta en persona al coincidir en algún lugar, nos acercamos a ellos como si de un amigo o familiar de toda la vida se tratase.

Algunas personas hasta les cuentan sus problemas, esperando alguna solución de parte de aquella figura pública gracias a la cual hemos pasado tan hermosos momentos. Aquí, no puedo juzgar si está bien o no refugiarse en figuras públicas, pero sí puede mencionarse que se tratan de los nuevos mesías.

Mesías que divulgan palabras que nos hacen sentir mejor con nosotros mismos. Nos olvidamos de nuestros problemas diarios al ver su contenido. Pero, como rezo más atrás, su comunidad decide que serán sus nuevos dioses. Un trabajo, que no necesariamente buscan quienes se dedican a la creación de contenido para redes sociales.


Te recomendamos: El gran salto – Documental sobre los atletas olímpicos de Agua Prieta llega a salas de cine en Sonora


Sweat: Divinidad y falsedad en redes sociales

Sweat_nuevosdiosesredesociales_03
The Film Agency

En Sweat se demuestra este aspecto cuando Sylvia coincide con una amiga de la infancia. A quién no ha visto por muchísimos años, pero para su amiga no ha pasado el tiempo, ya que no ha detenido su consumo de la producción audiovisual que ofrece la coach. Situación que para Sylvia recae en lo incómodo, pues la desconoce completamente. Situación similar sucede con la subtrama del hombre que acecha a Sylvia. Pero claramente no ahondaremos en ello para no arruinar la trama de la película.

Por otro lado, y por si hace falta, hago hincapié en que si las personas quieren creer en figuras públicas como si fueran nuevos dioses, para mí es algo inocuo. Pienso que todas las personas necesitamos creer en algo. Sea el conocido dios católico apostólico romano, en los signos zodiacales, el karma, no importa. Cada momento de la humanidad ha inventado sus dioses, por lo que esta no es la excepción. La única diferencia es que hoy se puede presumir el número de feligreses. 

Sweat, una historia relevante en medio de una pandemia que nos ha distanciado físicamente, pero acercado con un simple like. Un momento que nos da un primer bocado de lo que serán los próximos años. Donde las conexiones interpersonales más importantes serán con gente que nunca hemos visto. Algo que ya está sucediendo con las clases en línea.

Para cerrar, Sweat, es un ejemplo más que claro, de las mentiras que nosotros contamos, creemos, y consumimos en internet. La vida perfecta aspiracionista, a la cual llegamos sólo a través de ir al gimnasio todo el día, comer en costosos restaurantes, viajar en primera clase a paradisiacos destinos, y competir por quién tiene el trasero más grande.