Corazón de Mezquite: La dicotomía de las tradiciones Yoreme

Última actualización 11/02/2022

Corazón de Mezquite
Vía: Kit de prensa

Corazón de Mezquite es una película escrita por Ana Paula Pintado, y dirigida por Ana Laura Calderón, que fue rodada hace tres años en La Bocana, Etchojoa, al sur del estado de Sonora con la comunidad Yoreme.

Nos comparte la historia de una pequeña niña Yoreme llamada Lucía, que acaba de perder a su madre. Situación que la afecta a ella y a su padre. Sin embargo, para aliviar el corazón roto de su taciturno padre, emprende el sueño de aprender a tocar el arpa. Pero su aprendizaje no será tan sencillo, ya que dicha actividad es exclusiva de hombres dentro de su comunidad.

Para conocer más el contexto de Corazón de Mezquite, platiqué con la cineasta Ana Laura Calderón.

¿Es la película sobre romper las tradiciones o sobre conservarlas?

Ana Laura Calderón: “Habla de las dos cosas. Fíjate lo que está pasando ahora no solamente en Sonora, sino en el mundo. Hay un tema de globalización, de adaptarse a las nuevas maneras de vida. Ahora nos atacó un virus y nos tocó adaptarnos a nuevas maneras de vida. Entonces también las mujeres hemos estado ganando lugar en espacios diferentes, donde no teníamos cabida. Estoy hablando del cine, estoy hablando de las luchas, de un montón de espacios en el mundo, entonces creo que esta película habla de los sueños, de inspirar a los niños de todo el mundo a luchar por sus sueños”, contestó.

Incluyendo en su comentario, la cineasta habló de cómo las mujeres son la clave de las comunidades para salir adelante por sí mismas. Es decir, por la sororidad.

Tengo entendido que rodaste la película cuando tu hija tenía 4 meses de nacida. Una historia sobre una niña que acaba de perder a su madre, ¿influyó tu situación como madre al momento de abordar la historia?

Ana Laura Calderón: “Sí. Fíjate que la vida, por llamarla de alguna manera, hizo que coincidiera. Que nos dieran por fin el fondo que necesitábamos para filmar la película cuando yo estaba embarazada justamente. Fue durísimo porque decía como voy a filmar esta película con un bebé, cuando yo nunca había sido mamá tampoco, no sabía que tan duro iba a ser”, narró.

Ana Laura explicó que tomó su decisión final tras conversaciones con amigas cercanas. Quienes le señalaron que se iba a arrepentir toda su vida si no se aventaba a rodar la película aun con su bebé recién nacida. Por lo que, pese a la dificultad, tenía que tomar el reto.

De hecho, fue también su productor Milko Luis quien la guio en esta coincidencia de mamá por primera vez y cineasta en plena producción. Milko Luis a quien también le tocó ser papá en medio de una película, le dio los ánimos suficientes para sentarse en la silla de directora, mientras mecía, por decir de alguna forma, a su pequeña primogénita.

Ana Laura Calderón: “[…] Decidimos hacerlo con todo y la bebé. Lo pude hacer gracias al apoyo de mi mamá, de mi marido, de mi hermana también; se fue conmigo como segunda asistente de dirección. Creo que, si yo no hubiera sido mamá, hubiera sido totalmente diferente el acercamiento con los niños”, compartió.

Definitivamente, la faceta de madre genera una mayor sensibilidad al dirigir niños. De hecho, este año dirigió un cortometraje con su hija como protagonista. Una experiencia que subraya de complicada, pero de no haberse tratado de su hija, el resultado sería totalmente diferente.


Te recomiendo: Cine Sonorense – Entre las mejores películas del 2021


Corazón de Mezquite: Una película sobre una comunidad, protagonizada por una comunidad.

Corazón de Mezquite
Vía: Kit de prensa

Destaca en Corazón de Mezquite, la única participación de un actor profesional en la historia de la pequeña Lucía. Ianis Guerrero, quien da vida al padre. Es reconocido por sus trabajos en Nosotros los nobles (2013), Vuelven (2017), y Juan y Vanessa (2018). El resto del reparto son miembros de la propia comunidad Yoreme de Etchojoa, incluso una iguana.

Ana Laura Calderón: “[..] Por ejemplo la niña Lucia, sale su abuelita, de su abuelita. Entonces esa relación ya era previa digamos. Su papá también sale en la película como uno de los malos. Camilo, el niño, su mamá actúan en la película, es la maestra, pero también es la mamá que nos ayudó a hacer el catering ahí. Y el papá también fue, entonces lo que hicimos fue trabajar con familia, y eso hizo mucho más fácil el rodaje”, explicó.

Por otro lado, la directora de Corazón de Mezquite dijo que le encantaría trabajar en otra película que aborde alguna etnia de Sonora, o de México en general. Sobre todo para difundir su cultura. Ya que al sur de México se conocen únicamente los Yaquis de Sonora; etnias como Yoremes o Mayos incluso, no figuran.

Corazón de Mezquite estuvo el mes pasado en la sala virtual de la Cineteca Nacional. Puede disfrutarse a través de la plataforma HBO Max en Estados Unidos.

La historia de la Yoreme Lucía ha viajado por todo el mundo. Fue el metraje inaugural del primer Festival Iberoamericano de Araba Saudita. Este mes de febrero estará proyectándose en Siberia, y en Japón. Además, se plantea en un futuro próximo proyectarse en la Cineteca Sonora y en Huatabampo.

Mira la entrevista en vídeo:

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.